ACUEDUCTO DE “LOS CALICANTOS”

La historia de “Los Calicantos” comienza hace unos 2000 años, Esta gran obra de ingeniería fue proyectada por los romanos para transportar agua potable, si bien quedó inacabado y nunca llegó a utilizarse como tal. Por lo tanto, son unos restos arqueológicos que nos permiten hacer una visita de obra tal y como la dejaron los trabajadores romanos hace aproximadamente 19 siglos.

En septiembre de 2017 se iniciaron los trabajos de excavación arqueológica y mejora de la accesibilidad, con el propósito de redescubrir este singular espacio de la historia local de Gestalgar. Actualmente es visitable un tramo de unos 70 metros, que comprende un túnel y una parte del acueducto al aire libre, desde donde se puede disfrutar de unas magníficas vistas sobre el cañón del río Turia.

 

En el acueducto nunca circuló agua, pero sí hubo vida. Entre los siglos XII y XIII, durante la época andalusí, uno de sus tramos en túnel fue utilizado como vivienda por gentes de Gestalgar. Allí dentro, en torno a una ventana del antiguo acueducto, se instaló un espacio de cocina presidido por un tannur (un pequeño horno circular) construido mediante una técnica poco habitual a base de churros de arcilla superpuestos. En él se elaboraban tortas de pan y se cocinaban otros alimentos utilizando ollas y cazuelas, cuyos fragmentos también se han recuperado en las excavaciones arqueológicas.

Un banco de piedras separaba este primer espacio del área de dormitorio, formada por un lecho vegetal de ramitas, paja y corteza de palmito, donde de manera excepcional se ha conservado parte de una esterilla o cesto de fibras vegetales y una suela de alpargata.

Desde la época medieval hasta la actualidad el túnel debió ser frecuentado, como indica el hallazgo de cerámicas del siglo XVII y una serie de pinturas en color rojo que representan una cruz y motivos geométricos.

Por sus paralelos constructivos con el vecino Acueducto de Peña Cortada entre los términos de Tuéjar, Chelva, Calles y Domeño su construcción  podría centrarse también entre el S. I d.C y principios del s. II d.C.

  Por ahora no hay información sobre dónde empieza y termina el acueducto; podría comenzar al lado de una fuente entre Chulilla y Gestalgar y el final estaría localizado en Llíria (antigua Edeta). La gran incógnita sigue siendo conocer la razón por la cual no se finalizó la obra, permaneciendo inacabada hasta nuestros días.